Dragones Destino de Fuego

(Dirigida por Eduardo Schuldt – Perú 2006)

Buenísima

En las alturas de la Sierra del Perú (quizá el Valle del Colca en Arequipa o un poco más allá camino a Puno) vive una pareja de cóndores. El macho se llama Illapu, su esposa Marina viene empollando dos huevos que están por nacer. Illapu busca comida para cuando nazcan los bebés, entra a una cueva y encuentra un huevo de gran tamaño, piensa que es un huevo abandonado de un cóndor imperial. Así que se lo lleva a casa y lo coloca junto a los de Marina. Un día se abren los 3 huevos, dos son pequeñitos y el tercero es más grande pero es de color azul y su cuerpo tiene otra forma.

Decidieron llamarlo Sinchi pensando que se convertiría en un intrépido cóndor imperial. Sin embargo, temblaba de frío. No podía tragar la rica carne que conseguían sus padres. Rápidamente descubrió, aunque parezca extraño, que era un cóndor vegetariano. Con el tiempo las diferencias entre Sinchi y sus hermanos fueron aumentando. Y claro se convirtió en el hazme reír de sus hermanos. Pero lo peor para Sinchi fue cuando llego el momento de volar. Pobre Sinchi, era un cóndor que no podía volar.

Sinchi llora porque sus hermanos Ari y Siyu siempre se burlan de él porque no sabe volar. Además es raro porque es panzón, no tiene pico ni alas, es de color azul y siempre se muere de frío. Sinchi se da cuenta que no se parece a su familia y se pregunta a si mismo ¿Quién es?. Intentando volar Sinchi cae en un lago y ahí conoce a una libernaga de nombre Lily y un puma llamado Wintata. Con ellos descubre que no es un cóndor pero aún no sabe qué es. Somos únicos

Una dragona, de nombre Marina, viaja a la superficie y le revela a Sinchi que él es hijo del Rey de Johndrak (de las profundidades de la tierra). Sinchi es un príncipe que según la profecía debe regresar de una tierra fría hacia el Centro de la Tierra para liberar a su pueblo de los Vildraks, unos dragones que pretenden ser los dueños de todo en un futuro. Sinchi le dice que él no puede ser un dragón porque es pequeño, débil y azul. Marina le dice que es por el frío, le da un soplo de calor y Sinchi se transforma en un dragón grande y con alas. Además le revela que su nombre real es John John.

Marina lleva a la Selva a John John para entrenarlo en peleas y como lanzar fuego. En la intrigante Selva, el guardián de la Naturaleza al que llaman Chullachaqui no ven con buenos ojos eso de que destruyan el bosque quemándolo por ahí y por allá (eso de las prácticas de lanzar fuego por parte de John John son terribles para los animales de la Selva). Chullachaqui lo castiga a John John convirtiéndolo en enano para que aprenda a valorar la naturaleza. Una serie de aventuras con los distintos animales de la Selva (pirañas, tigres, colibríes) le esperan a nuestro héroe, antes de ser perdonado por Chullachaqui y partir hacia el Centro de la Tierra para salvar al pueblo Dragón.

Excelente película peruana, supera de largo a “Piratas en el Callao”. Mezclar la historia de “El patito feo”, sumarle la “Parábola del Hijo Prodigo”, las historias de dragones y agregarle la leyenda de la selva “Chullachaqui” dan un resultado impresionante.

Comentarios

Nessia dijo…
Hola cinéfilo. Qué agradable es leerte! =) En este agosto que ya se va hubo un especial de cine literario en el cinematografo sobre Edgar Allan Poe, fuiste? Yo no pude :´(
David C. dijo…
Gracias por tus palabras Nessia. No pude ir a lo del cine literario de Edgar Allan Poe. Ya será para la proxima.

Entradas más populares de este blog

Ranking de las 10 mejores películas peruanas de todos los tiempos

Bullying Maldito

Tour por los principales lugares que se muestran en la Película “Las Malas Intenciones”