Regreso

(Dirigida por Jano Burmester – Perú 2010)
Una voz de mujer nos indica que alguien ha llegado al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. La cámara enfoca las llantas de un carro que acaba de estacionarse. Baja alguien, sólo se le ve sus zapatos y pantalón, luego sus dos maletas. La cámara se aleja es un joven que contempla una casa.

El joven camina por la calle, lleva dos bolsas de color amarillo. Llega a las rejas de su casa, observa que están sucias. Entra, limpia la mesa con su trapo y se da cuenta de que sus manos están asquerosas. Saca de una de las bolsas un líquido que se echa a las manos, luego se frota y queda tranquilo. De las bolsas extrae un tapaboca y unos guantes, se los coloca ambos. Recorre la casa, ordena las sillas de la mesa, usa la lustradora para limpiar el piso, plancha su ropa con una dedicación extrema, ordena sus camisas, barre la azotea. Todo parece ser meticulosamente hecho cuando de pronto observa que en la casa vecina llega una chica, la mira, ella siente esa mirada, voltea, pero él ya ha desaparecido de escena.

El joven se baña, uso tres jabones para este propósito, limpito limpito debe quedar así que uno no le basta. Instala una cámara que da a la casa vecina. De esta manera estudia los movimientos de la muchacha y anota en unas hojas, las horas que llega el panadero, si tiene novio, etc. Como graba las escenas cotidianas de la vecina, descubre que ella ha peleado con su novio. Una mañana toma el tiempo con su reloj marca Piaget y descubre la hora que ella sale a trotar a la calle. Al otro día el joven sale con ropa deportiva y se une al trote de ella. Las carnes de ella lo alientan, ella habla pero él no le responde. El cuerpo sudoroso de ella y los movimientos de su pecho y culo hacen que él la mire con una curiosidad tremenda. De pronto se detiene, algo le pasa al muchacho, se lleva la mano a la frente, mira su mano ……… mierda, ahora qué va hacer? Final inesperado.

Hace unos días me invitaron (Gracias Katy Rodríguez) al estreno del cortometraje “Regreso”. Por si acaso felicitaciones a la Universidad San Martín de Porres que lleva tiempo en promover la movida del cine nacional. Día Lunes de semana y con toda la chamba encima, igual acabe pronto con mis tareas y me dirigí al Cineplanet Alcázar. En la Sala 1 era la proyección, observé muchos actores del cine y de la televisión nacional. La sala se llenó, hubo unas palabras previas del director y empezó la función. Con agrado me doy cuenta que el cine nacional sigue creciendo, se siguen haciendo cortometrajes, largometrajes de una manera frecuente. La pregunta es estaremos construyendo un cine peruano con identidad propia, tal parece que hacia eso vamos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ranking de las 10 mejores películas peruanas de todos los tiempos

Cuentos Inmorales

Bullying Maldito