No se lo digas a nadie

(Dirigida por Francisco Lombardi – Perú 1998)



Sabes cuál es tu problema Joaquín, que no tienes espíritu de lucha. Eres un looser.



Joaquín Camino (Santiago Magill) tiene una madre amante de la misa dominical y un padre que quiere que su hijo sea bien macho en el futuro. Ninguno de los padres analiza el potencial del muchacho, en qué es bueno, qué le gusta, quizá si hicieran esto o aquello podrían ayudar a hacerlo una mejor persona.

Pasa el tiempo y Joaquín tiene su propio departamento y estudia en la universidad, repite cursos, tiene un amigo Alfonso que es tan igual o peor que él en las notas. Como tiene que realizar un trabajo grupal, se junta con una chica muy guapa llamada Alejandra (Lucía Jiménez). Ella le pregunta si tiene enamorada, él le dice que no. Luego él le formula la pregunta a ella, ella le responde que esta con un pata pero como que ya esta aburrida del chico en cuestión.

El día que ella se pelea con su enamorado, va al departamento de Joaquín. Ella llora desconsoladamente en los brazos de Joaquín, luego están besándose apasionadamente, acariciando sus cuerpos semidesnudos y cuando parece que van hacer el amor, el muchacho se va al baño. Alejandra piensa que él seguro tiene el problema de la impotencia. Al rato Joaquín le abre su corazón a ella y le cuenta sus conflictos internos (le gustan los hombres), ella le promete que en su compañía va ser un nuevo hombre.

Entre la pareja se establece una química tremenda. Ella esta muy contenta de su relación con Joaquín. Sin embargo, él sigue tan confundido como cuando era pequeño, el mundo de las drogas comienza a destruir su cerebro, se apega a sus patas Gonzalo (Christian Meier) y Alfonso (Giovanni Ciccia) y se vuelven “más que patas”. Un día Joaquín huye de todo y se va del país.

Huir no soluciona los problemas porque los llevas contigo. En la escena siguiente Joaquín esta paseando perros en Miami. Es el único empleo “aparente” que consiguió en los Estados Unidos, claro que a sus familiares en Perú no les cuenta eso. Es tanta la alienación en Perú que él pensaba que irse a Norte América era como ir al paraíso. Pero la realidad a la que se enfrenta es otra. Una vez más Joaquín está confundido. Una noche en una discoteca se encuentra con Alejandra después de mucho tiempo. Ella todavía lo quiere, él sabe que ella es la única mujer que lo comprende, inclusive más que su madre. Todavía está a tiempo de salvar su destino o quizá de salvar las apariencias porque eso aprendió de sus amigos en Lima. Mejor hacerse o parecer a “el qué dirán”.

La polémica cinta de Lombardi basada en el libro de Jaime Baily cuenta con las buenas actuaciones de Santiago Magill, Hernán Romero y Giovanni Ciccia.

Comentarios

Darwin Bruno dijo…
He visto pocas películas de Perú, pero las que he visto me han gustado mucho por la temática tratada sobre todo. Perú es un país muy interesante y sus gentes también. Un saludo fraterno amigo, seguiré visitándolo, con el permiso suyo.
David C. dijo…
Darwin Bruno: Gracias por la visita. Saludos.

Entradas más populares de este blog

Ranking de las 10 mejores películas peruanas de todos los tiempos

Bullying Maldito

Tour por los principales lugares que se muestran en la Película “Las Malas Intenciones”