La espera de Ryowa

(Dirigida por Cynthia Inamine / Raúl del Busto – Perú 2004)
Anoche un poquito ha llovido
En la mañana he hecho limpieza
En la tarde, como siempre he jugado “Go”
Hoy he ido a la casa de mi mejor amigo.


Ryowa tendrá una edad cercana a los 70 y tantos años. Barre el piso, toma el recogedor y ahí acumula la basura. Vuelve a barrer, esta vez en otro sector de la sala, repite el procedimiento anterior con el recogedor. Mientras barre, se escucha la melodiosa voz de su esposa Junko cantando una canción de Okinawa (en total durante la cinta va entonar “Chinnukuyushi”, “Oborozukiyo” y “”Natsuno Omoide”).

A Ryowa le gusta tomar el té frío. También escribir en su diario las cosas que le pasan y hacer un resumen del periódico japonés que le gusta leer. Al escribir se pone cómodo con sus pantuflas y a las 10:45 a.m.

Hoy es feriado
En la mañana, como siempre, he hecho limpieza
Después fuimos al bosque, había salido el sol, fuimos con toda la familia
He jugado con mis nietos y nietas
Ha sido un gran día


Ryowa alimenta los peces, cultiva las plantas. Contempla el árbol del cerezo con una atención extrema, las plantas simbolizan la vida y son de una belleza única. La vida transcurre al compás del viento, las estaciones pasan, Ryowa contempla el paso del tiempo y de la vida. Es feliz porque se sabe feliz, lejanos los días ya en que era profesor en su juventud y conoció a la joven Junko y determino que ella sería su esposa en el acto.

La cinta nos muestra el transcurrir de la vida de Ryowa, lo escuchamos hablar de su vida, contarnos lo que escribe en su diario, el día a día con Junko. La espera de Ryowa es la espera de la llegada del verano, de los colores que transformen el blanco y negro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ranking de las 10 mejores películas peruanas de todos los tiempos

Cuentos Inmorales

Bullying Maldito