sábado, 9 de junio de 2012

PERÚ SABE. La cocina, arma social

(Dirigida por Jesús M. Santos – Perú 2012)


Si comes comida de los Incas, pasas los 70 años y brincas.

Recorrer el Perú es una experiencia maravillosa, no solamente por los paisajes y su gente fascinante, sino también por esas sensaciones que provoca el saborear sus potajes. Ferran Adrià, el cocinero español de mayor prestigio mundial, se enteró hace un tiempo que en el Perú estaba ocurriendo algo increíble: La cocina estaba transformando el rostro de un país donde los jóvenes ya no quieren ser actores o futbolistas, prefieren ser cocineros. Adrià de inmediato vino al Perú y se embarcó en un viaje por Costa, Sierra y Selva. Su anfitrión y compañero de viaje: Gastón Acurio. Su propósito: Descubrir el Paraíso del buen comer.

Cuando se emprende un viaje por el Perú, esa diversidad de cada departamento o zona geográfica hace que uno siempre se deleite y a la vez ahí se encuentre gran parte de su riqueza. El Perú no es un país aburrido en absoluto, todo lo contrario, hoy es un país alegre.

En la Costa Peruana, Adrià observa que en el Centro de Estudios Gastronómicos Pachacútec existe una generación que ama la cocina, y que en un futuro van a ser los actores de este fenómeno que significa pasar de ser un país exportador de materias primas a ser un país exportador de cultura. Y es que la cocina toca todo: La educación, el turismo, el medio ambiente, la promoción del país, etc. Para llevar a cabo sueños que se hagan realidad (pisando tierra) es por eso prioritario desarrollar la capacidad de los jóvenes. Realmente los peruanos se encuentran ante una oportunidad única para el desarrollo, es  hoy o nunca. Lo bueno es que la juventud se encuentra con ganas de luchar, de estar alegres y sacar la cara por un país ambicioso que sea el mejor en todos sus aspectos.

La Sierra Peruana recibe a Adrià y Acurio con mucha esperanza. Los productores de papa y también de otros cultivos nativos valoran la comida de los incas y las historias de esfuerzos y sacrificios de los cocineros. Adrià y Acurio saben  muy bien que la comida es una manera de conectar a la gente. Por ejemplo escuchan a una señora, de una picantería arequipeña, el relato de cómo ella se apasionó por la cocina y la hizo un compromiso para con ella y la sociedad. Y es que compromiso es una palabra clave en estos tiempos, tanto para la cocina como para la vida misma.

Si hablamos de la Selva Peruana podríamos tocar el tema de la variedad de las frutas, luego de probarlas, Adrià se siente como si estuviera en el Paraíso de Adán y Eva. Pero la Selva Peruana tiene todavía un gran potencial por descubrirse, lo bueno es que ya los jóvenes están con las pilas cargadas para mostrar lo mejor de su gastronomía y su biodiversidad al mundo.


Si ahorita nos hiciéramos, en el mundo, la pregunta: ¿Qué es el Perú? , la respuesta sería: Es cocina.

2 comentarios:

camino roque dijo...

donde yo vivo también todo es cocina

David C. dijo...

Es un boom.